¿Qué es Bullying/Mobbing?

Bullying o mobbing es el maltrato sistemático a otros seres humanos mediante el abuso de fuerza, de autoridad o de superioridad social o intelectual, además de ser un acto perverso en el cual hay un proceso inconsciente de destrucción psicológica. Los agresores se engrandecen a costa de los agredidos y muchas veces este proceso pasa inadvertido a terceros.

Es la conducta de persecución física y/o psicológica que realizan uno o varios alumnos contra otro, al que escogen como víctima de repetidos ataques. Sin embargo en los agresores no se observa sentimientos de culpa por la agresión.

Bullying/mobbing pueden ser burlas, apodos feos, chismes, voluntad de indisponer, manipulaciones, exclusión del grupo de amigos, etc. A parte de este maltrato psicológico también puede incluir violencia física como golpes, patadas, empujones u otra.

¡Todos estos abusos se dan en forma constante!

Tres mitos en los colegios sobre bullying:

1. En nuestro colegio no hay casos de bullying.
La verdad es, que esto no es cierto ya que hay varios estudios serios en varios países que demuestran que hay un número considerable de alumnos que son víctima de bullying. Nuestra encuesta también lo demuestra.

2. Puede ser que haya bullying en nuestro colegio pero no es dañino.
Está demostrado que hay agresiones físicas y emocionales que, en muchos casos, aísla a la víctima. Todo esto no pasa sin dejar una huella profunda en el agredido.

3. Como profesor, no puedo hacer nada.
El profesor debe voltear la mirada hacia estos casos. Se deben elaborar estrategias en común para prevenir casos de bullying y buscar soluciones en casos concretos. Si el colegio reacciona en su conjunto, será más fructífero que esfuerzos individuales.

¿Quiénes son los agredidos?

Los agredidos generalmente son los alumnos más sensibles y prudentes, callados y respetuosos, sumisos e inseguros. También pueden ser alumnos ansiosos y con baja autoestima. Entre los varones juega un rol importante la fuerza física ya que mayormente los agredidos son físicamente más débiles.

A veces tienen una visión negativa de sí mismos y del mundo y son pesimistas. En algunas ocasiones también son los alumnos que, por sus reacciones a los actos “normales” de burla o chiste, reaccionan en forma que estimula a los agresores para continuar con éstas.

¿Qué pasa con los agredidos?

Generalmente baja la autoestima y el rendimiento. No quieren ir al colegio y sienten pena, dolor, angustia, temor, etc. Pueden estar aislados permanentemente de sus compañeros y pueden entrar en depresión y hasta pueden perder las ganas de vivir. Ellos a veces no se dan cuenta conscientemente de su situación hasta lo niega. Los agredidos no pueden salir por si solos de esta situación y necesitan el apoyo de otros.

¿Quién es el agresor?

Los agresores mayormente son alumnos que son dominantes, agresivos e impulsivos. Son físicamente, intelectualmente o socialmente más fuertes y saben que manejan la situación y a los demás. Muy pocas veces son capaces de tener empatía con los demás, tienen a veces una conducta antisocial y pueden pasar por problemas personales. Pueden sentirse con la necesidad de “desquitarse” con el agredido. Se ha observado que los agresores de bullying en los colegios, en algunos casos, de adultos han tenido problemas con la justicia.

¿Qué hacen los demás?

Mayormente los demás no intervienen y se vuelven espectadores. Por la dinámica del bullying, tienen miedo que les pueda pasar lo mismo si intervienen en apoyo de la víctima. También se puede confundir con bromas, chistes y para ellos “no pasa nada”.

¿Qué hacer en caso de bullying?

Si tú eres el agredido, lo primero que debes saber es que el bullying no es nada personal. No va en contra tuyo, sino en contra de lo que representas para el agresor. Debes estar encima de las cosas y no tomártelo en forma personal, por más difícil que pueda parecer.

Busca ayuda en un amigo, el vocero, el tutor o el Equipo de Mediación. No te rindas si no te hacen caso al inicio, encontrarás una persona que te podrá ayudar. Tienes que reflexionar sobre algún comportamiento tuyo que pueda provocar los ataques de bullying que dan lugar a burlas y que te hagan vulnerable, fácil de agredir.

“¿Eres muy “picón”, te amargas por todo, no sigues bromas o no soportas para nada que algunas veces te toman el pelo? ¿Tienes alguna actitud que pueda irritar a los demás? ¿Eres acuseta y caes mal a los demás? Si es así, trata de cambiar lo que te hace vulnerable y busca ayuda. Ten el perfil bajo y no demuestres siempre tu inseguridad. Habla con una persona de tu confianza y cuéntale lo que pasa. Busca a alguien del Equipo de Mediación, ya que te puede guiar en la búsqueda de una solución.

Si eres vocero y te das cuenta que en tu clase hay casos de bullying, tienes que intervenir más activamente. Acércate al agredido, busca su confianza y háblale sobre lo que observaste. Puede ser que al inicio lo niegue o tenga vergüenza en contártelo. No te rindas y llévalo al tutor o al Equipo de Mediación. Trata de ser un ejemplo y no seguir a los demás, no seas partícipe activo del bullying. Si te llevas bien con el agresor, háblale en forma general sobre el daño que está haciendo, quizás no se da cuenta. Nunca defiendas al agredido en forma abierta, sino de forma disimulada.

Si eres compañero de clase, no te conviertas en espectador. No sigas la corriente y no maltrates a los demás por miedo de ser la próxima víctima. Avisa a tu vocero o al tutor sobre lo que observaste o busca al Equipo de Mediación. Sobreponte, sé fuerte y no aceptes que hagan daño a otros.

Si eres el tutor, nunca defiendas al agredido de manera abierta delante de toda la clase. Le haces más daño que bien. Observa al agredido para ver si es él quien causa por algún motivo las burlas, acompáñalo y aconséjalo si fuese necesario, para que pueda mejorar en este punto y salir del rol de la víctima.

Observa muy bien a tus alumnos. El agresor generalmente es un alumno que tiene cierta agresividad, le gusta manipular y tiene manejo sobre los demás.

Presta atención a las situaciones de “broma” constantes en contra de una persona en especial y nunca participes de éstas. Ten cuidado especial, si un alumno ya no quiere ir al colegio, cambia el carácter, es más callado, nadie quiere trabajar con él en trabajos grupales, no participa en juegos con la clase y baja su rendimiento bruscamente. A veces, los padres pueden reportar que “pierde” o gasta mucho dinero en el colegio. Puede ser víctima del bullying.

Cualquier duda que puedas tener, pregúntale a un alumno neutral si él cree que algo está pasando. Sensibiliza a la clase sobre el tema en la hora de tutoría (el Equipo de Mediación y de Psicología te apoyarán con gusto) y habla abiertamente sobre el tema sin decir nombres.

Si, a pesar de trabajar con la víctima y la clase sobre el tema, no cambia la situación, se debe intervenir en forma más concreta y trabajar con el agresor. Debe entender que lo descubriste, que sabes lo que hace y si lo sigue haciendo, tendrá algún castigo. Nunca hables directamente del agredido. Debes cerciorarte que el agredido quede protegido. Conversa con los padres de ambos y diles claramente que va a pasar con sus hijos si la situación no mejora. No dudes buscar al Equipo de Mediación o de Psicología e informar a Dirección sobre lo que pasa.

Los Equipos de Mediación y Psicología deberían estar más abiertos para consultas de alumnos voceros y tener un horario especial para la atención de ellos y los tutores. El Equipo de Mediación debería estar en contacto a través del mail con los voceros para mantenerlos informados y para poder enterarse de las cosas de forma más directa.

No podemos ser espectadores de bullying.

¡Debemos intervenir!

Colegio Peruano Alemán - Deutsche Schule Lima Alexander von Humboldt
Av. Benavides 3081, Miraflores. Lima - Perú. Teléfono: 617 9090.